sábado, 8 de diciembre de 2012

Los Mendoza y el mundo renacentista

Los Mendoza son protagonistas de este libro de Arte e Historia

En el conjunto de la bibliografía sobre los Mendoza, su historia ancha, el patrimonio generado, las tendencias artísticas y sociales, sus personajes, sus hazañas, sus curiosidades… aparece ahora un libro que viene a ser recopilatorio de todo ello, y aportador incluso de algunas novedades. Esta obra “Los Mendoza y el mundo renacentista” es sin duda un apasionante volumen en el que se pueden encontrar muchas y variadas apariciones de los miembros del linaje mendocino, a través de sus manifestaciones como militares, eclesiásticos, embajadores, virreyes… y como coleccionistas de arte, protectores y donantes.
El libro surge como expresión escrita de las comunicaciones que se leyeron y comentaron en las primeras Jornadas Internacionales sobre documentación nobiliaria e investigación en Archivos y Bibliotecas”, celebradas en Toledo, en su Facultad de Humanidades, del 25 al 27 de noviembre de 2009. Dirigido el encuentro por los profesores Antonio Casado Poyales y Fernando Llamazares Rodríguez, con la colaboración de Francisco Javier Escudero Buendía y José Luis García de Paz, un buen número de investigadores, historiadores del arte y la cultura, y profesores del ámbito de nuestra región se dieron cita en este simposio, del que han salido ahora, tres años después, las actas publicadas, cuajadas de noticias de gran interés, y que sin duda son la expresión más suculenta y útil de aquella pasajera reunión.

Son un total de once trabajos los que ocupan las 252 páginas de este volumen titulado “Los Mendoza y el mundo renacentista”. En cuatro aspectos divididos, y que ya por sí solos dan idea de las intenciones de la obra: El entorno familiar de los Mendoza es uno, otro son las fuentes documentales y bibliográficas para el estudio de la época, un tercer bloque de comunicaciones se centra en la Arquitectura, el Arte y el Urbanismo, y finalmente no falta la proyección americana de los Mendoza, cuestión apasionante todavía no suficientemente desvelada.

En el primer apartado, destacan los artículos que escriben José Luis García de Paz, de la Universidad Autónoma de Madrid (posiblemente el mejor conocedor del linaje mendocino a día de hoy) y María del Carmen Vaquero Serrano, del Instituto “Alfonso X el Sabio”. Ellos se encargan en sus trabajos de analizar la generalidad del linaje y de alguna de sus personalidades en concreto. Así García de Paz escribe sobre “Los Mendoza, una dinastía en un mundo renaciente” y “Las mujeres de los Mendoza”, mientras que Vaquero nos aporta una apasionante visión de la vida de “María de Mendoza, una mujer culta del siglo XVI”.

En el segundo apartado, más centrado en la documentación y la bibliografía, surgen las comunicaciones de Aránzazu Lafuente informándonos a fondo sobre “Los Mendoza y la Casa del Infantado en los fondos del Archivo de la Nobleza”, así como la de Miguel F. Gómez Vozmediano que nos traslada su saber sobre “El mundo de la cultura escrita y el universo de los Mendoza durante el Renacimiento castellano”. Es finalmente el tandem de bibliófilos alcarreño-norteamericano que forman J.J. Labrador y Ralph DiFranco quienes nos dan su visión de la “Poesía erótica de Diego Hurtado de Mendoza”.

En lo referente al arte, hay un trabajo inmenso y poderoso, muy centrado y prácticamente definitivo, del profesor de la Universidad de Castilla-La Mancha, Fernando Llamazares Rodríguez, sobre “El mecenazgo artístico del Cardenal Mendoza en Toledo”, en el que hace un repaso exhaustivo a las obras patrocinadas, en la catedral y en la ciudad toda, por el cabeza del linaje en la segunda mitad del siglo XV, aportando novedades acerca de la autoría del gran mausoleo cardenalicio en el presbiterio de la catedral primada. También sobre la proyección del Cardenal Mendoza como introductor del Renacimiento en Castilla, a través de Guadalajara es el trabajo del cronista provincial y académico Antonio Herrera Casado, de la Universidad de Alcalá de Henares, titulado “El legado arquitectónico de don Pedro González de Mendoza, Cardenal de España, en la tierra de Guadalajara”. Todavía es el profesor Jean Passini de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de Francia, quien aporta su investigación acerca de “Las casas del comendador Garcilaso de la Vega en San Román y del poeta Garcilaso en Santa Leocadia”.

Se completa el volumen con dos trabajos en torno a la proyección americana de los Mendoza, y los entresijos de su dominación y posibilidades de haber formado una dinastía e incluso una monarquía en América, siendo el archivero y miembro de ANABAD, Francisco Javier Escudero Buendía quien nos habla de “El Virrery de México don Antonio de Mendoza y la monarquía indiana” y la profesora Carmen Alicia Dávila Munguía de la Universidad Michoacana de Hidalgo la que escribe acerca de “El Virrey Antonio de Mendoza y la Fundación de Valladolid de Michoacán”.

No nos queda espacio para comentar y glosar cada uno de estos trabajos. Sí para decir que todos están a la altura intelectual que se trató de alcanzar en las Jornadas organizadas por la Universidad de Castilla la Mancha y ANABAD, y que uno por uno, cada uno en su parcela específica, dan un amplio repaso a la herencia mendocina en nuestra región, y proyectan y resaltan la importancia del linaje de Mendoza  en la construcción de la nación castellana, en sus modos sociales, sus pensamientos y sus patrocinios. Un libro de obligada lectura para cuantos se interesen por la cultura histórica y patrimonial de Castilla la Mancha, de Guadalajara y Toledo, del México inicial y de la cultura española. 

5 comentarios:

  1. Amigo de los Castillos10 de enero de 2013, 18:40

    Estupenda recopilación de artículos sobre los Mendoza, (sus mujeres, sobre todo) y las obras que levantaron a lo largo y ancho de España. Un libro fundamental de historia y arte. Lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha impactado especialmente el trabajo de Carmen Vaquero dedicado a María de Mendoza. Cuantas novedades, y cuantos caminos abre a la investigación del mundo renacentista, a través de los Mendoza...

    ResponderEliminar
  3. Cuanta información se acumula en sus páginas: me ha encantado especialmente la referencia al patrimonio que dejó el Cardenal Mendoza, tanto en Toledo (Llamazares) como en Guadalajara (Herrera). Y la revelación de García de Paz sobre las hembras Mendoza: qué de sorpresas y vidas interesantes. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  4. Una forma de entrar en el mundo de los Mendoza, que es tan sugerente como una novela de aventuras.

    ResponderEliminar
  5. Lo he adquirido, y aparte de la cubierta, descentrada, solo he logrado aprender cosas nuevas en los artículos de García de Paz. Todo lo demás son recensiones o revisiones de cosas ya sabidas.

    ResponderEliminar

Tu opinión sobre este libro nos interesa. Escríbela aquí.