martes, 23 de enero de 2018

El mudéjar de Guadalajara


Antonio Miguel Trallero Sanz: Mudéjar, pervivencia del mudéjar y neomudéjar en la arquitectura de la ciudad de Guadalajara. Aache Ediciones. Guadalajara, 2017. 320 págs. Tamaño 21 x 30 cms. Encuadernación en rústica. ISBN: 978-84-92502-62-2. P.V.P.: 24 €.

Es este un libro que va a dejar huella. Se nota con solo tenerlo en la mano, y pasarle rápidamente las hojas. Porque la información que aporta es tan densa, tan sólida, y tan interesante, que cualquiera interesado en el tema del mudéjar en Guadalajara va a ser raptado de inmediato por tantas páginas y tantas imágenes (planos, estampas, fotografías, croquis, alzados…).
Nueve son las partes en las que el arquitecto Trallero, autor de este magno estudio de historia del arte, divide su libro. La primera es una obligada introducción para dar paso al segundo capítulo, dedicado al medio físico y urbano de la ciudad de Guadalajara. Continúa el tercero con la Arquitectura Religiosa de la Guadalajara medieval, en donde muestra numerosos ejemplos, en conjunto y en detalles, de ese estilo mudéjar que caracterizó de forma intensa la fisonomía artística y arquitectónica de la ciudad del Henares.
El cuarto capítulo está dedicado a la Arquitectura Civil y Militar de la ciudad de Guadalajara, con estudio de murallas, alcázar, palacios, conducciones de agua, puertas, etc. Luego el 5º aspecto está dedicado a la visión de la arquitectura de finales del siglo XV y el siglo XVI, y pasa ya a examinar ese aspecto hasta ahora no visto de forma académica que es la “Pervivencia del Mudéjar”, en un momento, largo y denso, indefinido y poco concretado, pero que Trallero conjunta y analiza con acierto.
La arquitectura neomudéjar es el séptimo capítulo, quizás el más amplio del libro, porque ese aspecto de nuestra ciudad, especialmente denso a finales del siglo XIX y principios del XX, en que se ejecuta el revival de lo mudéjar (sabiendo que es la esencia antigua del burgo) es el que más ejemplos aporta. El lector se mostrará sorprendido de éllo, aunque todos los edificios y detalles estudiados estuvieran ya en su cabeza. Aquí adquieren carácter de enciclopedia, muy ilustrada además.
El octavo capítulo son unas conclusiones, y el noveno ofrece al lector más especializado las fuentes usadas y la bibliografía manejada. Con este libro, se llena un hueco que la historiografía del arte en Guadalajara solo había llenado parcialmente. Antonio Trallero, con este inmenso trabajo (con el que ganó el Premio “Layna Serrano” (que concede la Excmª Diputación Provincial de Guadalajara) en 2016, entra por derecho propio en el capítulo de los más concienzudos estudiosos del patrimonio guadalajareño. Un libro que desde el momento mismo de su aparición se hace imprescindible para saber de esa Guadalajara tradicional, eterna, que siempre buscamos.









domingo, 24 de diciembre de 2017

Mañueco escribe 20 libros en un año

Una hazaña poco frecuente

El escritor alcarreño Juan Pablo Mañueco ha escrito y publicado 20 libros en un año
En el transcurso de este 2017 que ahora termina, un paisano nuestro, al que de vez en cuando nos lo encontramos paseando por el centro de la ciudad, en sus descansos periódicos de su tarea literaria, ha alcanzado un récord que nunca antes se había producido: nada menos que veinte títulos diferentes, en forma de libro, ha escrito y publicado a lo largo de los último once meses…

Mañueco ha escrito poesía, poniendo en las manos de sus lectores, que son cada vez más numerosos, nada menos que 14 tomos sucesivos de su gran obra “Cantil de Cantos”, en la que además de la belleza de sus poemas, acierta a crear estrofas nuevas, singulares formas de ofrecer sus ideas.

También se ha dedicado a llevar adelante una saga de obras que tienen a un Cervantes de ficción como protagonista:”La Sombra de…” y que le hace discurrir, al genio de la Literatura, junto a dos compañeros de viaje (un tal Alonso Quijano, y el cura Pedro Pérez) por las orillas del río Henares.

Quizás sea él mismo quien mejor pueda explicar el alcance de esta obra, que debe ser tenida en cuenta como la de un creador incansable y en ocasiones genial. Esta es la charla que hemos mantenido con él…




¡Veinte libros publicados en un año, un número destacable…!

Veinte entre enero y noviembre de 2017, once meses, casi un libro cada quince días… Me ha sobrado el mes de diciembre, en que he ido preparando algunos de los de 2018.

¿De qué géneros son los libros de este año?



Catorce libros de poesía (la colección “Cantil de Cantos”, compuesto cada uno de ellos en una estrofa nueva y nunca usada anteriormente), cinco novelas y una obra de teatro.

¿Qué temas has tratado fundamentalmente en ellos?

Las novelas han sido tres correlativas, con sentido propio cada una de ellas (“La sombra del sol”, “El sol de amanecer. Los sueños” y “El sol del camino. Los siglos”) que narran el supuesto viaje de tres camaradas Miguel de Cervantes, el hidalgo manchego don Alonso Quijano y el cura seguntino Pedro Pérez, desde un lugar de la Mancha hasta la ciudad de Sigüenza, patria del sacerdote, pasando por Alcalá y el valle del Henares.

El periplo se efectúa en 1601, es decir, cuatro años antes de la publicación del Quijote, y además Cervantes se halla en un momento de creatividad baja, sin ideas sobre las que escribir, habiendo sobrepasado ya el medio siglo de vida, y superado en todos los terrenos por una generación mucho más joven (la de Lope de Vega, Góngora y Quevedo), que ha impuesto un nuevo estilo, el “Barroco”, que el renacentista Cervantes no entiende y que le ha acabado por desorientar del todo.

¿De forma que Cervantes, Alonso Quijano y Pedro Pérez visitan el valle del Henares en unas fechas de crisis existencial de Cervantes y cuatro años antes de la publicación del Quijote?

Eso es… Son sus dos amigos, el manchego y el seguntino, quienes le tienen que ir subiendo el ánimo y la autoestima y dándole ideas sobre aventuras de las que podría escribir, además de lo que les van ocurriendo realmente en el transcurso del viaje.

Un argumento así, ya se nota que tiene que dar mucho juego, necesariamente... Y lo da.

¿Y las otras dos novelas, además de las tres cervantinas?

Una se titula “San Francisco, papa. La acción del Espíritu”, segunda parte -pero también con sentido en sí misma-, de la trilogía “La conversión del papa Francisco”, cuya primera entrega fue “La ciudad de Dios”, la Historia del Vaticano desde antes de Cristo.

En “San Francisco, papa” se narran los sucesos naturales y espirituales que le sobrevienen al recién electo papa Francisco, en el cónclave de 2013 –al que asistimos desde dentro-, para que las dudas de fe que le asaltan, incluso después de su elección, desaparezcan antes de asomarse al Balcón de las Bendiciones, en la hora más intensa de su vida.





Otro argumento que proporciona emociones y narraciones fuertes…

Así es. La última de las novelas de este año se titula “Castilla y el primer Villalar de 1976”, con prólogo de Miguel Delibes, que ha permanecido guardado varios años. Una profunda reflexión sobre Castilla, que ya hace merecedor de que el libro sea leído.

Narro los acontecimientos que viví en primera persona el domingo 25 de abril de 1976, cuando se celebró el primer Villalar, todavía prohibido por el Gobierno y con un pueblo tomado enteramente por la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Donde te encuentras más cómodo, ¿en la prosa o en la poesía?

Hace unos años hubiera dicho que en poesía. Ahora en cualquiera de los dos géneros. Aunque, desde luego es más complejo escribir una novela que un breve poema.

Este año, sin embargo, has publicado más poesía que prosa.

Sí. Tenía que dar salida a las estrofas inéditas (y algunas de ellas con nombres que homenajean a Guadalajara: coplas alcarreñas, soneto alcarreño, lira alcarreña, ribereña…) que componen “Cantil de Cantos”. Pero eso no indica nada para el futuro.

¿Cómo ves el panorama literario en Guadalajara en estos momentos? ¿Es fuerte y coherente? ¿O los autores van cada uno por un camino personal y diferente?

En Guadalajara encuentro el talento de valores consagrados, como José Antonio Suárez de Puga o como Francisco García Marquina. Después hay otros grupos de personas que pugnan por abrirse paso… Las coherencias generacionales son siempre momentáneas; al cabo de pocos años, todo grupo se disuelve y cada uno sigue su propio camino.

¿De qué manera aparece Guadalajara en tu obra literaria? ¿Tiene un interés especial tu obra para quienes quieren saber más de Guadalajara?

Aparece en todo lo que escribo, ya sea en poesía o en prosa. Mis poesías o novelas están ambientadas en Roma, en Sevilla, en Barcelona, en Valencia, en Portugal, pero al final siempre hay algún engarce con Guadalajara ciudad o provincia: me resulta más emotivo que así sea, pero además más sencillo: conozco el terreno.

En la novela “La Virgen de las Batallas” (2015) aporto una visión de Guadalajara en el siglo XIII bastante peculiar, aunque en realidad trata de la reconquista por mar de la taifa de Sevilla por la Marina Castellana de Fernando III.

“Viaje por Guadalajara” (2015) es la narración de las doce horas que pasa en la ciudad un visitante que describe todo lo que le sale al paso, un día de agosto de 2014, con nombres y apellidos de personas reales, establecimientos comerciales y hasta aportando las noticias del día, porque el viajero lee y comenta la “Nueva Alcarria” de ese día.

“Viaje por Guadalajara”, sin embargo, es una obra compleja (es prosa, pero en ella aparece por primera vez la octava ola o copla alcarreña, en forma de monólogo interior del protagonista). Terminada su escritura, me di cuenta de las similitudes de estructura (no de argumento) que guarda con “Ulises” de Joyce, cambiando Dublín por Guadalajara.

Ahora bien, para leer el “Ulises” o “Viaje por Guadalajara” el lector debe esforzarse, hasta encajar las piezas. Esto no ocurre con ninguna de mis otras novelas, más sencillas.

Igualmente, en 2016 escribí dos novelas (más que “libros de viajes”) con el título de “Viaje a la Alcarria, versión siglo XXI”. El propósito está claro desde el título: la imagen que ofrece de la provincia el libro de Camilo José Cela de 1946 ha quedado desfasada y trasnochada. Y además es contraproducente. El que no lo quiera ver, que no lo vea, porque esto suena a sacrilegio y blasfemia en determinados círculos oficiales de esta provincia… Pero es evidente. Y mucha gente común y corriente así lo piensa y lo dice en voz baja.




También has tocado temas provinciales en tu obra poética.

Así es. “Donde el Mundo se llama Guadalajara” (2015) es quizá el libro mío de versos que prefiero (junto con otro titulado “España, mareas de tus tres mares”-2015-): en él no dejo espacio de la capital o de la provincia sin recorrer poéticamente. Y puedo decir que los ciento setenta poemas de que consta me satisfacen, por una sencilla razón: si los poemas no cumplían unas exigencias de calidad muy altas, quedaban fuera.

También aprecio “Guadalajara, te doy mi palabra” (2014), con pretensiones menores.

En esa consistente colección de libros “Cantil de Cantos”, ¿qué destacarías: la variedad de nuevas estrofas, o la fuerza de sus temas?

Sobre todo la sonoridad innovadora que aportan las nuevas estrofas. Ver los temas eternos de la poesía, o los temas particulares de Neruda, de Bécquer, de Garcilaso, de Manrique, de Quevedo, de Lope, de Góngora, de Berceo, de Miguel Hernández, de Lorca, de Rubén Darío… en nuevas estrofas inéditas les otorga una expresividad especial.

Y eso es la Literatura: exponer los temas literarios eternos de una forma inédita, en cada época. Eso trata de conseguir la serie “Cantil de Cantos”…

Has sido reconocido de alguna manera, entre nosotros, ¿en Guadalajara?, ¿en la región de Castilla-La Mancha?

En Guadalajara, obtuve el Premio Provincial de Poesía a finales de los 70 y a principios de los 80, y aparecí en algunas Antologías literarias de la época. Mis versos de entonces eran bastante peores que los más recientes, en mi opinión.

Castilla-La Mancha comenzó el año 2017 otorgándome el Premio “Los Tres Grandes” (Cervantes, Cela, Buero Vallejo), por el primer volumen de ese viaje tan singular cervantino “La sombra del sol”. Me considero reconocido con ello. Y espero que las otras dos continuaciones ya publicadas este año también hayan gustado o gusten a quienes estimaron valores literarios en el primer volumen.

Y debo decir que las continuaciones de “La sombra del sol”, hasta llegar a Sigüenza, van a ser siete más. Diez en total, hasta constituir la saga del valle del Henares, con argumentos novelescos en esta ruta cada vez más sorprendentes y ambiciosos.


domingo, 17 de diciembre de 2017

Guerra en la Alcarria. La Batalla de Guadalajara

Laura Lara Martínez: “Guerra en la Alcarria. 1937. El frente de Guadalajara”. Alderabán. Cuenca, 2017. 10,5 x 17 cms. 160 páginas. PVP: 10 €.

Una obra, breve pero enjundiosa, que la acreditada historiadora y divulgadora Laura Lara nos ofrece, en el 80º aniversario de la “Batalla de Guadalajara”. En ella aparecen muchas más cosas que los antecedentes, los resultados y las operaciones militares. Aparece la repercusión que esta fase de la contienda tuvo entre ambos bandos, incluso más allá de nuestras fronteras. Cómo se vivió a diario aquella circunstancia. Y todo contado con un idioma ágil y entretenido.
Porque en marzo de 1937 en los medios de comunicación extranjeros se hablaba de Guadalajara. Las máquinas de escribir no cesaban de teclear porque la Guerra Civil vivía en tierras de Castilla una de las horas de mayor incertidumbre, ante las inclemencias atmosféricas y el desgaste de la trinchera.
Los dos sistemas políticos fraguados en la Europa de los años 30 se veían las caras y lo hacían en la Meseta: el comunismo, con las Brigadas Internacionales y el Batallón Garibaldi; el fascismo, con el CTV enviado por Mussolini. 
Los pueblos fueron evacuados, las divergencias de mando se condensaron en coplas, hubo italianos que dijeron haber venido a grabar la película "Escipión el Africano" y, de repente, por el Kremlin y en París, con el desenlace, la sorpresa... 
En “Guerra en la Alcarria”, Laura Lara analiza, a través de la investigación en documentos históricos, fotografías, prensa, literatura, cine, música y testimonios orales, la resonancia de la Batalla de Guadalajara, que aunque no fue una fase tan sangrienta como otras de la Guerra Civil, sí que fue una campaña mediática.

De la lectura de este libro, se desprende el hecho de que la cotidianidad transforma las cosas más terribles en pura anécdota. La batalla tuvo su significado bélico concreto (la Guerra duró más de lo que ambos bandos preveían) pero también supuso que a partir de ese momento se conocieran mejor y pusieran a jugar sus bazas de otra manera. Un libro que recomiendo, porque entretiene y enseña.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Segundo Pastor, en su centenario

Serrano Belinchón, José; Ruiz de Luna, Pedro: “La guitarra mágica de Segundo Pastor”. Excmª Diputación Provincial de Guadalajara. Área de Cultura. Guadalajara, 2017. 468 páginas. Abundantes ilustraciones. 17 x 24 cms. Tapa dura. ISBN: 978-84-92502-59-2.

A las manos me llega, y a los ojos asombrados, este libro que recupera la memoria de uno de nuestros grandes personajes provinciales, Segundo Pastor, el músico e intérprete de la guitarra española, natural de Poveda de la Sierra, que marcó una época de la historia musical española con sus composiciones y sus interpretaciones.
Ha querido la Diputación Provincial de Guadalajara, siempre atenta a los acontecimientos y conmemoraciones relativas a la historia cultural de nuestra tierra, conmemorar el centenario del nacimiento de Pastor, publicando este libro, en el que se vuelca la memoria biográfica y el resumen de su intensa actividad artística.
Y se consigue este meritorio trabajo evocador gracias a dos personas que durante mucho tiempo han dedicado particularmente su empeño en rememorar al molinés de pro: de una, el veterano escritor y periodista JoséSerrano Belinchón, de la Real Academia Conquense de Artes y Letras, quien hace detallada la biografía del guitarrista. Ocupa su trabajo 36 páginas (entre la 9 y la 44 del libro) y en ellas nos muestra con detalle el devenir vital de este hombre único, plural al tiempo, maestro siempre.
El otro de los firmantes del libro es Pedro Ruiz de Luna, discípulo y amigo, entrañablemente unido al guitarrista, y por tanto conocedor en profundidad de su obra, de sus quehaceres y milagros. Porque lo que consiguió Segundo Pastor con su arte musical, la devoción que suscitó en las masas que le oían, solo puede calificarse de tal.
Como una obra musical conciben los autores este libro, en cuatro partes dividido:
1.     El primer movimiento lo titulan “Vida” y es la biografía escrita por Serrano.
2.     El segundo se presenta como “Voz” y en él se recogen conversaciones, declaraciones, entrevistas e influencias de Segundo Pastor.
3.     El tercer movimiento lleva por título “Retrato” y es como un viaje al interior del artista, avanzando por su metáfora musical para intentar allegar al fondo de su personalidad.
4.     El cuarto y último de estos pasos es el denominado “Coral” por los autores, y allí aparecen las voces que otros le entregan, tanto en forma de poemas, de imágenes y retratos, como de cartas dirigidas.
El libro se completa con un epílogo, otra despedida, y un pequeño glosario musical que precede al índice onomástico.
La cubierta, severa y clásica a un tiempo, se debe a Alba Ruiz de Luna Meyerhans, y la maquetación, sencilla y práctica, se debe al propio Pedro Ruiz de Luna González junto a un equipo del que ha sabido rodearse.
Un libro, en suma, que viene a saldar una deuda de la provincia de Guadalajara con la persona y la personalidad de Segundo Pastor. Una tarea bien hecha, una cumplida razón de amistad y bonhomía. Un éxito seguro.


A.H.C.

Instrumentos de música tradicional en el Museo Provincial de Guadalajara

José Antonio Alonso Ramos nos ofrece un estudio interesante que tiene qué ver con las tradiciones de Guadalajara, de esta provincia tan rica en ellas, y que él va estudiando con tranquilidad pero sin pausa, a lo largo de los años.

En el último número del Boletín de la Asociación de Amigos del Museo de Guadalajara, Alonso Ramos nos presenta su trabajo titulado “Instrumentos musicales tradicionales en los fondos del Museo Provincial deGuadalajara”. En él recoge todos aquellos elementos que fueron, hace ya bastantes años, rescatados de los pueblos en abandono, y que llegaron al Museo como elementos a guardar, a estudiar y, en su caso, a mostrar. El análisis de Alonso se centra en la búsqueda del nombre auténtico de cada instrumento, y en el análisis de su antigüedad, originalidad y valor. A todos ellos los fotografía, los describe y los analiza, dándoles consistencia y buscándoles certeza. Un trabajo que aporta, y que mejora el conocimiento de esta parcela del cosrtumbrismo alcarreño: el de los instrumentos musicales.



sábado, 25 de noviembre de 2017

El papa Francisco elevado a los altares

Juan Pablo Mañueco: "San Francisco, papa. La acción del Espíritu". Tercera entrega de la trilogía "La conversión del papa Francisco" AACHE Ediciones. Guadalajara, 2017. 182 páginas. ISBN 978-84-17022-39-6. P.V.P.: 20 €.

Así comienza el autor a escribir su libro. Con estas palabras que revelan la dirección en que camina el libro. Por él surgen sorpresas, meditaciones y aventuras, con mucho de poesía revelada, y en el fondo un enorme homenaje a la figura del papa Francisco, que, aún hoy, rige la Iglesia:

Sabrán quienes hayan leído el primer volumen de este relato, “La Ciudad de Dios”, que mi nombre es Pablo Abad Santacruz y que fui asistente personal del cardenal Jorge Mario Bergoglio en el cónclave de marzo de 2013, en donde resultó elegido papa de la Iglesia católica, con el nombre de Francisco.

Ahora que el siervo de los siervos de Dios, S.S. el papa Francisco, ha fallecido, deseo hacer públicas algunas  revelaciones que él mismo me confió durante el cónclave de aquel año, para que fueran desveladas después de su fallecimiento. Y no antes.

Lo hago precisamente en este escrito, en el informe particular que me ha pedido la “Congregación para la Causa de los Santos”, dentro del procedimiento que se ha abierto para la beatificación del papa Francisco… Este es el testimonio que remito a los relatores de su causa.

Durante años, he guardado estas confidencias, como lo que fueron, secretos de amistad y de camaradería y algunos secretos de confesión de un cardenal inquieto, nervioso y agobiado, el cual se iba a enfrentar a un destino que no deseaba.

Pero en esta oferta de misterios que surgirán tras la muerte del actual papa, y que pudieran en su día llegar a elevarle a los altares, subyace el interés del autor por alzar un consumado edificio poético en el que –mezclados autores, intenciones y estilos- se trata de ensalzar lo mejor del ser humano, sus virtudes y esfuerzos, sus anhelos hondos y su segura salvación.

Esta obra de Juan Pablo Mañueco, que bajo el título de “La conversión del papa Francisco” completa una trilogía, se abrió en 2015 con la obra “La ciudad de Dios”, en la que Jorge Bergoglio llegaba a Roma desde Buenos Aires a participar en un cónclave del que saldría Pontífice sumo.

Siguió con el libro “Los versos del Cardenal”, incluido como volumen IX en la gran colección de poesías en estrofas inéditas “Cantil de Cantos”, y acaba ahora con este “San Francisco, papa”. La genialidad (y el alcarreñismo) de la obra consiste en la intervención de un sacerdote de Guadalajara, Pablo Abad, que va recogiendo los poemas que el cardenal escribe, y aportando él otros nuevos. En esa catarata de poesía va entremezclándose el fragor de una intensa visión interior, que transforma a un hombre, honrado y sencillo, en Cardenal primero, en elector después, en Papa a continuación, y en santo finalmente.